Ejercicio de la Acción – Acumulación de Acciones – Actos Procesales – Nulidad de los Actos Procesales.-

LECCIÓN 3

EJERCICIO DE LA ACCIÓN:

Concepto de acción.

Etimológicamente acción significa: obrar, actuar.

En el Derecho Procesal el vocablo acción tiene varios significados: acción como sinónimo de derecho, acción como sinónimo de pretensión, acción como sinónimo de provocar la actividad jurisdiccional, acción como sinónimo de vía procesal mediante la cual se debate un asunto sometido a la jurisdicción y acción como sinónimo de demanda.

Para COUTURE «la acción es el derecho abstracto de obrar; poder jurídico que tiene todo sujeto de derecho, consistente en la facultad de acudir ante los órganos de la jurisdicción, exponiendo sus pretensiones y formulando la petición que afirma como correspondiente a su derecho». Y añade, “La acción es el poder jurídico de hacer valer la pretensión. Ese poder jurídico existe en el individuo, aun cuando la pretensión sea infundada”.

ALSINA dice «la acción es un derecho público subjetivo mediante el cual se requiere la intervención del órgano jurisdiccional para la protección de una pretensión jurídica».

Por su parte ALLEN, expresa que la acción es el derecho subjetivo de peticionar a la jurisdicción con un contenido pretensional. Y agrega, la acción puede existir sin derecho material, pero nunca sin pretensión. Para ejercitar válidamente una acción la misma debe tener un contenido pretensional y cumplirse las formalidades exigidas en la ley.

Quien invoque un interés legítimo, jurídicamente protegido, tiene legitimación procesal para ejercer una acción judicial como actor, demandado o tercerista.

Naturaleza Jurídica.

Existen muchas teorías de lo que es la acción, y distintas acepciones de la palabra acción.
Existe una corriente jurídica que considera a la acción como sinónimo de derecho sustantivo o subjetivo material, “yo tengo la acción”, “tengo acción para reclamar”: habla como sinónimo de Derecho.
Otra corriente habla de acción como sinónimo de pretensión o reclamación: habla como acción a la reivindicación, que es una pretensión. 

Otro corriente habla como: “la acción es la facultad que tiene la persona para promover la actividad del órgano jurisdiccional”.

TEORÍAS SOBRE LA NATURALEZA JURÍDICA DE LA ACCIÓN.

La Naturaleza jurídica de la acción es una de las más discutidas en el derecho; hasta hoy día aun no existe una unidad de criterio entre las distintas escuelas.  Gracias a esta discusión se creó el Derecho Procesal, porque desde el momento que se considero a la acción como autónoma, desde allí nació el Derecho Procesal.

TEORÍAS TRADICIONAL: siguiendo al derecho romano, la doctrina consideró tradicionalmente que la acción y el derecho eran una misma cosa. Se decía que la acción era el derecho en movimiento, el derecho elevado a una segunda potencia, o el derecho con casco y armado para la guerra.
Savigny, quien pertenece al grupo de mentores de esta teoría, va más adelante y considera la acción como un derecho nuevo, que nace de la violación del derecho material subjetivo y que tiene por contenido la obligación: pero todavía la noción queda dependiente de estos dos elementos: la existencia del derecho material y su violación; por lo cual, en el fondo se identifican la acción y el derecho material o sustancial.

Para refutar esta teoría, pensemos lo siguiente: podrá decirse que accionar es ejercitar el derecho subjetivo violado. A fin de que esta definición sea congruente con ella misma, es de imaginar que para accionar la ley exigirá siempre la demostración inicial y cabal de la existencia del derecho violado en el plano de la realidad, pues en caso contrario no habrá acción.
Se sigue criticando la teoría al decir que, al no existir diferencia esencial alguna entre el derecho material violado y el derecho de acción, resulta imposible explicar adecuadamente que es lo que ejercita un particular que, aún careciendo de todo derecho material violado, acciona y origina un proceso a cuyo término el juez rechaza la demanda por concluir que el actor no tiene derecho. En otras palabras, si para accionar es menester tener derecho y ello se descubre recién en la sentencia, entonces ¿Qué estuvo haciendo durante todo el proceso el actor que carece de razón y, por tanto, se rechaza su demanda?

TEORÍAS MODERNAS: a mediados del siglo XX surge la teoría moderna, que considera a la acción y al derecho subjetivo material como dos entidades jurídicas independientes, empezando a dar una autonomía al derecho procesal como disciplina jurídica.

Teoría del Derecho CONCRETO: la primera escindencia de esta teoría, denominada del derecho concreto, considera a la acción como un derecho concreto dirigido a la obtención de una sentencia favorable y que solo corresponde, por lo tanto, a quienes son los efectivos titulares de un derecho subjetivo sustancial o de un interés jurídico tutelable. Nuevamente se parte en dos grupos esta teoría.
El primer grupo: define a la acción como un derecho público subjetivo a la tutela jurídica, deducido frente al estado, en la persona de sus órganos jurisdiccionales, sobre los cuales pesa el deber de impartir la tutela jurídica reclamada por el titular del derecho.

El segundo grupo: le atribuye a la acción el carácter de un derecho potestativo que se ejerce frente al adversario, encaminado a que éste soporte el efecto jurídico de la actuación de la ley.
Se critica a la teoría del derecho concreto alegando que de acuerdo con sus postulados, el derecho a la tutela jurídica o a una sentencia favorable solo nacería al término del proceso, pues con anterioridad sería imposible afirmar con plena certeza la efectiva existencia del derecho de acción, tanto más, cuando que el contenido de la sentencia depende, fundamentalmente, de la conducta que tanto el actor como el demandado hayan observado durante el desarrollo del proceso.
Esta concepción no logra demostrar que la acción configure un verdadero derecho, pues el deber final del órgano jurisdiccional consiste, simplemente, en dictar una sentencia que dirima el conflicto suscitado entre las partes, la que puede o no puede ser favorable al pretendido titular de la acción. Tampoco convence la teoría del derecho potestativo dirigido frente al adversario, ya que carece de sentido práctico concebirla como un derecho que generaría, en todo caso, un deber genérico de abstención a cargo de toda la comunidad.

Teoría del Derecho ABSTRACTO: el segundo grupo de la teoría de la acción moderna, sostiene que la acción es un derecho abstracto a la tutela jurídica, y la acción es considerada como un derecho público subjetivo que incumbe a todos los ciudadanos por el solo hecho de serlo y cuyo objeto consistiría, simplemente, en la prestación de la actividad jurisdiccional, cualquiera que sea el contenido (favorable o desfavorable) del fallo en que esa prestación se concrete.
El derecho de acción se acuerda a todo quien quiera dirigirse a un juez en demanda de una sentencia favorable a su pretensión, sin importar al efecto si está o no asistido del derecho material que invoca.

Se critica esta teoría en razón de que es muy difícil vincular el concepto de acción con fenómenos fundamentales en la ciencia del proceso como son, la litispendencia, la congruencia, la cosa juzgada.

Acción y pretensión.

La pretensión es el objeto del proceso, y la acción es un derecho cívico, o una de las especies en que se manifiesta el derecho constitucional de peticionar ante las autoridades. En consecuencia, la acción es el poder de hacer valer una pretensión, y es un supuesto de la actividad procesal. La acción es el poder en virtud del cual las partes engendran objetivamente un proceso, el derecho que justifica la actuación de estas partes, el porqué jurídico de que un particular pueda poner en marcha a los tribunales.

La acción es un presupuesto de la actividad de cada una de las partes y no constituye un derecho operativo de quien deduce la pretensión. También la actividad del demandado, sea que se traduzca en un pedido de rechazo de la demanda o en una admisión de sus fundamentos, tiene sustento en un derecho cívico de petición, análogo al ejercicio por el actor.
La acción debe ser ejercida por el demandante para poder hacer valer la pretensión en el proceso, pero ésta no es fundamento, ni la causa de aquella, ni forma parte de ella. Las dos nociones se distinguen radicalmente.

El traslado de la pretensión al plano jurídico del proceso se efectúa mediante el ejercicio del derecho autónomo y abstracto de acción que, no obstante tales calificaciones, no puede ser materialmente ejercido sin estar acompañado de modo ineludible por aquella.
La acción es el poder jurídico de hacer valer la pretensión; ese poder jurídico existe en el individuo, aun cuando la pretensión sea infundada. El derecho a demandar entendido como el derecho a promover y llevar adelante el proceso, es la acción. Todo sujeto de derecho tiene, como tal, junto con sus derechos que llamamos por comodidad, de expresión, materiales o sustanciales, su poder jurídico de acudir a la jurisdicción, y denominamos acción a este poder jurídico.

ACUMULACIÓN DE ACCIONES:

Acumulación objetiva de acciones. Acumulación subjetiva de acciones.

Art. 100 C.P.C. Acumulación objetiva de acciones. 
El actor podrá acumular, antes de la notificación de la demanda, todas las acciones que tuviere contra una misma persona, siempre que: 
no sean contrarias entre sí, de modo que por la elección de una quede excluida la otra, salvo el caso en que se promueva una como subsidiaria de la otra; 
correspondan a la competencia del mismo juez; y 
puedan sustanciarse por los mismos trámites. 

Art. 101.- Acumulación subjetiva. Podrán varias partes demandar o ser demandadas en un mismo proceso, cuando las acciones sean conexas por el título, por el objeto, o por ambos elementos a la vez. 
Cuando la sentencia no pudiere pronunciarse útilmente más que con relación a varias personas, ésta habrá de demandar o ser demandadas en un mismo proceso. 
Si así no sucediere, el juez de oficio a solicitud de cualquiera de las partes, ordenará, antes de dictar la providencia de apertura a prueba, la integración de la litis dentro de un plazo que señalará quedando en suspenso el desarrollo del proceso, mientras se cita a quien o quienes hubiesen sido omitidos.

ACTOS PROCESALES:

Concepto de acto procesal.

ACTO PROCESAL Y HECHO PROCESAL: De acuerdo con ALLEN, el proceso es el resultado de dos elementos que se complementan y combinan: la relación procesal (que nace cuando dos o más personas llevan una controversia ante los estrados judiciales) y el procedimiento (entendido como el conjunto de formalidades a que deben someterse el juez y las partes en la tramitación del proceso).

La relación procesal -dice- es una relación compleja, que a la luz de un análisis estructural se nos presenta como una serie de posiciones jurídicas activas y pasivas que se suceden del inicio al fin del proceso. Así, la sentencia – última fase del procedimiento supone la instrucción (que es el grupo de actos anteriores) y del mismo modo, la instrucción supone la introducción (demanda y contestación). Ahora bien, del modo en que se produce el paso de una de esas posiciones jurídicas a la otra, surge el concepto de “hecho procesal” que es una especie del género “hecho jurídico”. Y, como ocurre con los hechos en general, también los hechos procesales pueden ser o no consecuencia de la voluntad de una persona: en la primera hipótesis tenemos Acto, y en la segunda, Hecho (en sentido estricto).

Son actos procesales, v.g.: la demanda, el interrogatorio de un testigo, las resoluciones, etc… Son hechos procesales, en sentido estricto, el decurso de un plazo que tiene por consecuencia la preclusión; la muerte de una de las partes; los acontecimientos que caracterizan a la fuerza mayor (como una declaración de guerra); etc.

Estructura del acto procesal.

Tres son los elementos estructurales del acto procesal: los sujetos, la forma y el contenido. Hay actos procesales, del tribunal (el Juez y sus colaboradores), las partes (actor y demandado) y de los eventuales terceros (testigos, peritos, etc.). Dentro de los actos del Juez, se debe distinguir entre las actuaciones y las decisivas (resolutorias).

Las decisivas se refieren a los diversos pronunciamientos del tribunal.

El contenido de los actos procesales, de esto podemos decir que la moderna doctrina señala que este elemento ha cobrado muchas fuerzas, y se establece que cuando violan el principio de probidad, permite establecer responsabilidad por el abuso del proceso ósea, fraude procesal, la lealtad y la buena fe deben ser los fundamentos de los actos procesales.

Sujetos procesales Los sujetos procesales vendrían a ser el demandante, demandado, el juez, los órganos auxiliares, los terceros con interés, los testigos y todas las demás, cada una de ella se diferencian dado que cumplen diferentes roles en el proceso y algunos con más importancia que otros

Forma Los actos procesales son manifestaciones de voluntad que buscan llegar a un fin el cual es la sentencia pero para llegar a eso no solo tiene que ser el elemento subjetivo con el que se llega a ese fin sino que lo subjetivo tiene que ser plasmado en algo palpable, a esto viene la forma lo que es pasar el fondo del asunto a documentos hojas actas entre otros para tener el control de las mismas. La forma está fijada en los códigos procesales civiles los que dan las pautas para realizarlo. En conclusión la forma es la exteriorización de los actos procesales.

Contenidos El contenido es todo lo que los actos procesales quieren decir o transmitir, por lo tanto es de suma importancia ya que el contenido es lo que hará que el proceso siga su cauce, en conclusión el contenido es el elemento subjetivo de los actos procesales estos a su vez son plasmados en la forma.

Clasificación de los actos procesales.

Los actos procesales pueden clasificarse en

Actos de parte Los principales actos de parte son los constitutivos de la relación procesal (demanda y contestación). A las partes corresponde la afirmación de los hechos y su prueba. Los actos atinentes a tal propósito, realizados por aquéllas en el proceso, llámanse actos de postulación.

Actos del órgano jurisdiccional: El principal acto procesal del órgano jurisdiccional es la sentencia que pone fin al litigio. Los actos que el juez realiza mientras llega el momento de dictar aquélla tienen el nombre de actos de decisión, v.g.: las providencias, los autos interlocutorios, etc…

Actos de instrucción: Son ejecutados -dice ALSINA- mediante la actividad de las partes, del juez y de los auxiliares del tribunal, v.g.: traslados, notificaciones, etc…

Formas de los actos procesales.

Art. 102 C.P.C.: Formas de los actos procesales. Los actos del proceso para los cuales la ley no requiere formas determinadas, pueden cumplirse en el modo más idóneo para que alcancen su finalidad. 

Necesidad de las formas procesales.

Las formas del procedimiento son así las establecidas para la instrucción y resolución del los procesos. En el desarrollo del proceso, para evitar que el litigante pueda sorprender a la parte contraria, obliga a establecer requisitos de la notificación (citación).

Una demora en la tramitación de los procesos elevando el costo y cuando son excesivas, la finalidad de las formas se invierte.

 Son dos los intereses a conciliar, la celeridad y la seguridad.

Un mínimo de formas será siempre indispensable, pero el máximo debe de estar condicionado a las exigencias del conocimiento judicial y en ningún momento ni caso, se debe sacrificar el derecho material.

Preclusión. Idioma. Escrito y firma a ruego. Copias. Días y horas hábiles. Habilitación tácita de los actos.

PRECLUSION Art. 103 C.P.C.: Principio de preclusión. Clausurada una etapa procesal, no es posible renovarla, aunque haya acuerdo de partes. Por la cosa juzgada se opera la preclusión del proceso. 
Art. 104.- Formas renunciables. Las partes no pueden darse un procedimiento especial, distinto del legal, para sustanciar judicialmente el proceso en que intervengan, pero pueden renunciar a trámites o diligencias particulares, establecidos en su interés exclusivo. 

IDIOMA. TRADUCTOR O INTÉRPRETE. Art. 105.- Idioma. Designación de traductor o intérprete. En todos los actos del proceso se usará el idioma español. Cuando éste no fuere conocido por la persona que deba prestar declaración y ésta no pueda expresarse en guaraní, el juez o tribunal designará un traductor público. Se nombrará intérprete cuando deba interrogarse a sordos, mudos o sordomudos que sólo pueden darse a entender por lenguaje especializado. Unicamente podrán agregarse a los autos documentos redactados en lengua extranjera, cuando fueren vertidos al español por traductor público.

FORMA DE LOS ESCRITOS. FIRMA A RUEGO Art. 106.- Escritos y firma a ruego. Los escritos podrán ser mecanografiados o manuscritos en tinta oscura a indeleble, debiendo ser firmados por las personas que en ellos intervinieren. Cuando un escrito fuere firmado a ruego del interesado, el secretario deberá certificar que el firmante, cuyo nombre expresará, ha sido autorizado para ello en su presencia, o que la autorización ha sido ratificada por el. 

COPIAS Art. 107.- Copias. De todo escrito que deba darse traslado, de sus contestaciones y de los documentos con ellos agregados, deberán acompañarse tantas copias firmadas como partes intervengan. Esas copias serán entregadas a las mismas al notificarseles la providencia que recaiga. La no presentación de la copias hará que no corra el plazo para contestar el traslado, y si no se subsana la omisión dentro de tercero día de haber sido intimado, de oficio o a petición de parte, y bajo apercibimiento, se tendrá por no presentado el escrito o el documento en su caso. 

Art. 108.- Copias de documentos de difícil reproducción. No será obligatorio acompañar la copia de documentos cuya reproducción fuere dificultosa por su número, extensión o cualquier otra razón atendible, siempre que así lo resolviere el juez, a pedido formulado en el mismo escrito. En tal caso, el juez arbitrará las medidas necesarias para obviar a la otra parte los inconvenientes derivados de la falta de copias. 
Cuando con una cuenta se acompañaren libros, recibos o comprobantes, bastará que éstos se presenten numerados y se depositen en la secretaría para que la parte o partes interesadas puedan consultarlas. 

DÍAS Y HORAS HÁBILES Art. 109.- Días y horas hábiles. Los actos procesales se practicaran en días y horas, bajo pena de nulidad. Son días hábiles todos los del año, menos los exceptuados por la ley y las acordadas que dicte la Corte Suprema de Justicia. 

HABILITACIÓN TACITA DE LOS ACTOS. Art. 110.- Habilitación tácita. La diligencia iniciada en día y hora hábil, podrá llevarse hasta su fin en horas inhábiles sin necesidad de que se decrete la habilitación. Si no pudiere terminarse en el día, continuara en el siguiente hábil, a la hora que en el acto establezca el juez o tribunal. 

NULIDAD DE LOS ACTOS PROCESALES:

Concepto de nulidad procesal.

La nulidad es la sanción por la cual la ley priva a un acto jurídico de sus efectos normales cuando carece de un requisito formal o material indispensable para su validez.

La función específica de la nulidad no es asegurar el cumplimiento de las formas, sino de los fines asignados a éstas por el legislador.

Las nulidades procesales se producen por carecer el acto de los requisitos formales Indispensables o por falta de elementos esenciales que le configuran y hacen imposible que cumpla su objeto o fin.

Principios de nulidad procesal:

PRINCIPIO DE LEGALIDAD o ESPECIFICIDAD.: Ningún acto será declarado nulo si la nulidad no está conminada por ley; (La nulidad sólo se sanciona por causa prevista en la ley.)

Podrá, no obstante, pronunciarse la nulidad, si el acto carece de un requisito formal o material indispensable.

PRINCIPIO FINALISTA.: Si el acto ha alcanzado su fin, aunque fuere irregular, no procederá su anulación.

PRINCIPIO DE TRASCENDENCIA.:  la nulidad sólo será declarada a instancia de parte perjudicada por el acto viciado, si no contribuyó a éste, salvo los casos en que la ley establezca la nulidad de oficio.
En puridad, son tres las condiciones que se necesitan para que se configure el principio de trascendencia: a) Alegación del perjuicio sufrido; b) Acreditación del perjuicio y c) Interés jurídico que se intenta subsanar.

PRINCIPIO DE CONVALIDACIÓN.: La nulidad queda subsanada, por confirmación expresa o tácita del respectivo litigante; media confirmación tacita cuando no se promoviere incidente de nulidad dentro de los subsiguientes al conocimiento del acto viciado.

PRINCIPIO DE PROTECCIÓN.:  La nulidad no procede contra la cosa juzgada.

PRINCIPIO DE CONSERVACION.:  La nulidad de un acto no importa la de los actos precedentes. Tampoco la de aquellos posteriores que no dependen de él ni son de su consecuencia.

La nulidad de una parte del acto no afecta a las otras que son independientes de aquella.

Procedencia de la nulidad. Pronunciamiento de la nulidad a instancia de parte y de oficio. Subsanación de la nulidad. Extensión de la declaración de nulidad. Renovación de los actos anulados. Medios de impugnación.

PROCEDENCIA DE LA NULIDAD. Art. 111.- Procedencia de la nulidad. Ningún acto del proceso será declarado nulo si la nulidad no está conminada por ley. Podrá, no obstante, pronunciarse la nulidad, si el acto carece de un requisito formal o material indispensable. Si el acto ha alcanzado su fin, aunque fuere irregular, no procederá su anulación. 

PRONUNCIAMIENTO DE LA NULIDAD A INSTANCIA DE PARTE Y DE OFICIO Art. 112.- Pronunciamiento de la nulidad. La nulidad solo será declarada a instancia de la parte perjudicada por el acto viciado, si no contribuyo a este, salvo los casos en que la ley establezca la nulidad de oficio. 

LA NULIDAD POR LA NULIDAD MISMA: se ha visto anteriormente que no existe la nulidad sin perjuicio. Rige por tanto, en nuestro ordenamiento procesal, el principio de que NO EXISTE LA NULIDAD POR LA NULIDAD MISMA. Significa que para la declaración de la nulidad es imprescindible que con ello se repare un daño, un perjuicio. Así, si se impugna la validez de una notificación, es necesario que el defecto de la misma haya ocasionado algún perjuicio al que la cuestiona. Si no existe tal perjuicio, si el interesado tuvo conocimiento de la resolución notificada por otra vía, no se ha presentado el perjuicio por lo que, la nulidad de la notificación, de ser declarada, no repararía ningún perjuicio, sino sería declarada sólo porque la ley lo determina, es decir, se declararía la nulidad en el solo beneficio de la ley, o lo que es lo mismo, se declararía la nulidad por la nulidad misma, lo cual está proscripto de nuestro derecho. Una expresiva sentencia de un tribunal argentino y que hace referencia al tema expresa: “La nulidad procesal procede anta la configuración de un perjuicio cierto e irreparable, porque no hay nulidad en el solo interés de la ley, ya que las formas procesales no constituyen un fin en sí mismas, sino que son instrumentos para asegurar la defensa en juicio de las personas y de los derechos”. (Rev. De jurisprudencia. Argentina. La ley, 1989-3-640).

NULIDAD DE OFICIO Art. 113.- Nulidades declarables de oficio. La nulidad será declarada de oficio, cuando el vicio impida que pueda dictarse válidamente sentencia definitiva, y en los demás casos en que la ley lo prescriba. 
Antes de llegar a declarar nulidades, es deber del órgano judicial, en primer lugar, prevenir las nulidades. El magistrado es un controlador y director del proceso. Debe garantizar la observancia de los trámites en todos los actos y etapas del mismo, por ello, ante alguna irregularidad, vicio o error, para evitar que el proceso avance a etapas posteriores que a futuro podrán ser susceptibles de nulidades, por el principio de economía procesal, debe declararse la nulidad de oficio, saneando el procedimiento, depurándolo antes de seguir avanzando. En este caso, sin pedido de parte alguna, el juez o tribunal, de oficio, puede declarar la nulidad de actos procesales, previo análisis y fundamento sobre las circunstancias de la cuestión, especialmente si el acto lesiona el debido proceso o ha violado alguna garantía constitucional.

SUBSANACIÓN DE LA NULIDAD .MODOS DE SUBSANACIÓN. Art. 114.- Subsanación de la nulidad. Las nulidades quedan subsanadas: 
a) por haber cumplido el acto su finalidad, respecto de la parte que pueda invocarla; 
b) por confirmación expresa o tácita del respectivo litigante, sin perjuicio de lo establecido en el artículo anterior. Se entenderá que media confirmación tácita cuando no se promoviere incidente de nulidad dentro de los subsiguientes al conocimiento del acto viciado; y 
c) por la cosa juzgada. 

SUBSANACIÓN DE NULIDADES. 
La preclusión como medio de subsanación de la nulidad. 
Hemos dicho que las nulidades procesales son, en general, relativas. Por tanto, pueden ser subsanadas expresa o tácitamente. Existe una subsanación expresa cuando el litigante afectado por la nulidad confirma la validez del acto mediante un escrito o alguna otra manifestación expresa en el expediente. La subsanación se produce tácitamente por las siguientes razones: a) Por la falta de impugnación de la actuación o resoluciones viciadas dentro del plazo en que debe promoverse el incidente de nulidad (cinco días) o del que debe interponerse el recurso contra la resolución viciada. b) Cuando el acto ha cumplido su finalidad, en cuyo supuesto no ha emergido perjuicio alguno para el afectado c) Por la preclusión.
La preclusión opera como medio de subsanación de la nulidad porque, significado que clausurada una etapa procesal no es posible renovarla implica, respecto de la nulidad, que el vicio procesal se produjo en una etapa definitivamente clausurada por la preclusión, el acto se torna irreversible y la nulidad no podrá ser declarada quedando así subsanada.

EXTENCION DE LA DECLARACIÓN DE NULIDAD  Art. 115 C.P.C.: Extensión de la nulidad. “La nulidad de un acto no importa la de los actos precedentes. Tampoco la de aquellos posteriores que no dependen de él ni son su consecuencia. 
La nulidad de una parte del acto no afecta a las otras que son independientes de aquella parte”.
La nulidad de un acto tiene trascendencia y afecta a los actos posteriores al mismo, que sean sus dependientes o sus consecuencias. Es lo que se denomina nulidad en cascada, o efecto dominó.
Si existen varios actos posteriores, o actuaciones y resoluciones, que hayan sido consecuencia del acto declarado nulo, automáticamente todos estos actos posteriores sufren de nulidad y son nulos en forma conjunta con el acto inicialmente declarado nulo.
Así también, si existen actos posteriores al declarado nulo, pero no son su consecuencia ni dependen del mismo, no sufren la consecuencia de la nulidad, quedan vigentes.

RENOVACIÓN DE LOS ACTOS ANULADOS Art. 116.- Renovación de los actos anulados. “El juez que pronuncia la nulidad deberá disponer, cuando sea posible, la renovación de los actos a los cuales alcanza la nulidad, ordenando las medidas necesarias para el efecto”. 
Como el proceso es progresivo, cuando se declare la nulidad de un acto procesal, y si tal acto es necesario para el debido proceso, debe disponerse su revocación.
Debe el órgano judicial tener en cuenta y considerar previamente, si al mandar revocar el acto nulo no estará afectando el principio de igualdad de las partes en el proceso.
Sin embargo, si la nulidad trajo como consecuencia la desaparición de toda una etapa del proceso, deberá necesariamente ser revocada.

MEDIOS DE IMPUGNACIÓN.  Art. 117.- Medios de impugnación. La nulidad de los actos procesales podrá pedirse por vía de incidente o de recurso, según se trate de vicios en la actuación o en las resoluciones. El incidente se deducirá en la instancia donde el vicio se hubiere producido. 
Cuando las actuaciones fueren declaradas nulas, quedaran también invalidadas las resoluciones que sean su consecuencia. 

Referencias Bibliográficas

  1.  CÓDIGO PROCESAL CIVIL de la República del Paraguay, Ley Nº 1337/88.- Comentado y Concordado por HERNÁN CASCO PAGANO, Decima edición, año 2010, Editora la Ley Paraguaya S.A.-
  2. DERECHO PROCESAL (parte general) Teoría General del Proceso; Miguel Ángel González Brítez, Editora Litocolor S.R.L.; asunción-Paraguay; 2007.-
  3. GUÍA DE ESTUDIO: PROCESAL (CIVIL Y COMERCIAL); AUTOR: DR. MIGUEL ÁNGEL FONT; editorial estudio S.A.; Buenos Aires – Argentina.-
  4.  APUNTES ELEMENTALES DE DERECHO PROCESAL CIVIL; Carlos Enrique Sada Contreras; Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Colegio de Criminología; Impreso en Ciudad Universitaria de Nuevo León, México Primera edición: 2000.-
  5. MANUAL DE DERECHO PROCESAL CIVIL; Lino Enrique Palacios; decimo sexta edición; editoria Lexis Nexis; Buenos Aires-Argentina..-
  6. INTRODUCCIÓN A LA CIENCIA JURÍDICA, Luis P. Frescura y Candía, edición especial actualizada y anotada por Horacio Antonio Pettit. Marben editora y grafica S.A. 2008. Asunción, Paraguay.-
  7. TEORÍA GENERAL DEL PROCESO, Hernando Devis Echandia, tercera edición, editorial Universidad, Bs. As. Argentina. 2002.-
  8. TEORÍA GENERAL DE LA PRUEBA JUDICIAL Tomos I y II, Hernando Devis Echandia, editor Víctor Zabalía, Bs. As. Argentina.-
  9. TEORÍA DE LA PRUEBA Y MEDIOS PROBATORIOS, Jorge L. Kielmanovich, Rubinzabal-Culzoni Editores., Argentina.-
  10. LA PRUEBA, TENDENCIAS MODERNAS; Augusto M. Morello; Edición supervisada por LIBRERÍA EDITORA PLATENSE y al cuidado de ENRIQUE H. BONATTO © LIBRERÍA EDITORA PLATENSE, La Plata (g) ABELEDO-PERROT S.A.E.el.—- Buenos Aires — Argentina.-
  11. PRINCIPIOS DE DERECHO PROCESAL CIVIL POR JOSÉ CHIOVENDA; Tomos I y II; Editora REUS S.A. Madrid-España.-
  12. DERECHO ROMANO – INSTITUCIONES DEL DERECHO PRIVADO, Guillermo Trovato Fleitas.-
  13. TRATADO TEORICO PRACTICO DE DERECHO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL, PARTE GENERAL, Hugo Alsina, editores EDIAR SOC. ANON; segunda edición, argentina.-
  14.  Ley Nº 1879/2002, “De Arbitraje y Mediación”.-
  15. LEY N° 3759/2009, “QUE REGULA EL PROCEDIMIENTO PARA EL ENJUICIAMIENTO Y REMOCIÓN DE MAGISTRADOS.-
  16. Ley nº 879/88” CÓDIGO DE ORGANIZACIÓN JUDICIAL”- y sus modificatorias.-
  17. Código Civil Paraguayo, Ley Nº 1183/85. Y sus leyes modificatorias.-
  18. Constitución Nacional de la República del Paraguay del año 1992.-
  19. Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, Manuel Ossorio, 35ª Edición actualizada, corregida y aumentada por Guillermo Cabanellas de las Cuevas, edit. Heliasta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s